Seguridad Pública

La seguridad pública es el trabajo uno.

¿Alguna vez has querido simplemente salir de casa y disfrutar, pero has experimentado una sensación de ansiedad, miedo o preocupación por los peligros que acechan?

En un momento u otro muchos de nosotros lo hemos hecho. Todos los tiroteos masivos y el creciente número de personas con actitudes imprudentes pueden darle a una persona razonable un motivo para hacer una pausa.

Si la gente siente que las calles de Las Vegas no son seguras, no se aventurarán a salir de su "espacio seguro", que suele ser su lugar de residencia. Con el tiempo, esas personas se retiran de la sociedad y se vuelven ermitaños. Sólo se involucran a regañadientes en actividades sociales, como ir de compras, cenar, trabajar fuera de casa y participar en entretenimiento.

Los ermitaños compran bienes y servicios limitados normalmente como último recurso y, por lo tanto, solo contribuyen con una cantidad inferior a la base imponible.

No vale la pena vivir la vida si las personas no tienen la oportunidad de disfrutar la vida que viven.

La gente paga impuestos al gobierno con la expectativa de que el gobierno utilice nuestros recursos colectivos para financiar y emprender tareas que son demasiado grandes para cualquier individuo. Esperamos que nuestro gobierno bien financiado sea el que solucione los problemas y el sheriff que pelee las luchas que no queremos o no podemos emprender individualmente.

Con el dinero de nuestros impuestos, contratamos al gobierno para abordar cuestiones de interés público y lograr grandes cosas dentro de la comunidad o la esfera pública.

Como alcalde, me aseguraré de que los residentes de Las Vegas se sientan seguros (mañana, tarde y noche) en casa, en el trabajo, en nuestras carreteras y caminos apartados.