Control de armas

Apoyo la segunda enmienda, con verificaciones de antecedentes instantáneas, sujetas a las disposiciones actuales sobre “válvulas de seguridad”.

En pocas palabras, la ley de Nevada exige que las ventas y transferencias entre personas sin licencia se procesen a través de un distribuidor con licencia federal para garantizar que se realice una verificación de antecedentes .

Apoyo esa ley de verificación de antecedentes porque reduce la probabilidad de que las armas legales sean desviadas al mercado ilegal de armas.

Los estados que no exigen una verificación universal de antecedentes experimentan la tasa más alta de exportación de armas a través de fronteras estatales. Es más probable que esas armas exportadas se utilicen con fines delictivos que las compradas en estados que exigen verificaciones de antecedentes universales.

Además, el proceso legislativo que dio lugar a verificaciones universales de antecedentes era legítimo. El debate que precedió a la aprobación de la ley de 2020 fue abierto y permitió la aportación de organizaciones y ciudadanos preocupados.

Respeto y apoyo plenamente el derecho de los individuos, la NRA y otros, a luchar para derogar la ley de Nevada. Sin embargo, no tengo planes de unirme a ese esfuerzo. En cambio, me aseguraré de que se protejan los derechos de los compradores de armas.

Usaré mi tiempo para hacer que Las Vegas sea un lugar más seguro para quienes no poseen armas y quienes sí las tienen. Mi objetivo es crear una ciudad donde los ciudadanos nunca tengan que usar un arma para protegerse a sí mismos o a sus familias.

Apoyo la Ley de Bandera Roja de Nevada, que ha estado vigente desde 2019. Esa ley permite a los familiares o funcionarios encargados de hacer cumplir la ley solicitar una orden judicial para retirar temporalmente las armas a una persona que se considera que tiene un comportamiento violento o amenaza con violencia.